jueves, 17 de mayo de 2012

La causa de la EM

“…estaba viviendo demasiadas emociones seguidas y eso, de algún modo, estaba afectando al buen equilibrio de su entendimiento. Había demasiadas lagunas en su cerebro; casi tantas como emociones.” http://www.ohbaraka.com/index.php?option=com_k2&view=item&id=5535:la-tortuga-del-pescador-urashima-y-su-visita-al-fondo-del-mar

¿lagunas=lesiones???

Una amiga me manda este texto en un momento de mi vida que coincide como la pieza faltante del rompecabezas que estoy armando desde que me diagnosticaron con EM.

Por suerte los ignorantes neurólogos, que se han apropiado de la por ellos inventada EM, han sido lo suficientemente estúpidos como para no acertar a dar con una causa, permitiendo así toda suerte de teorías sobre la “misteriosa causa”, por esta razón, me animo a elaborar mi propia teoría sobre la causa de la EM.

miércoles, 16 de mayo de 2012

El Poder Curativo de la Palabra (y el pensamiento)

Propongo un ejercicio intelectual:

Ya que el diagnóstico EM no ofrece ni causa ni cura, no es prudente creer en él (soy atea, no creo en dioses, sólo creo en el poder de la palabra y los pensamientos)

LAS PALABRAS PUEDEN PROGRAMAR EL ADN http://buenasiembra.com.ar/salud/terapias-alternativas/el-poder-curativo-de-la-palabra-el-pensamiento-1100.html

La más reciente investigación científica rusa apunta a que el ADN puede ser influido y reprogramado por palabras y frecuencias, sin seccionar ni reemplazar genes individuales. Solo el 10% de nuestro ADN se utiliza para construir proteínas, y este pequeño porcentaje del total que compone el ADN es el que estudian los investigadores occidentales. El otro 90% es considerado “ADN chatarra”. Sin embargo los investigadores rusos, convencidos de que la naturaleza no es tonta, reunieron a lingüistas y genetistas -en un estudio sin precedentes-, para explorar ese 90% de “ADN chatarra”. Los resultados arrojaron conclusiones impensadas: según los estudios, nuestro ADN no sólo es el responsable de la construcción de nuestro cuerpo, sino que también sirve como almacén de información y para la comunicación a toda escala de la biología. Los lingüistas rusos descubrieron que el código genético, especialmente en el aparentemente inútil 90%, sigue las mismas reglas de todos nuestros lenguajes humanos. Eso significa que uno simplemente puede usar palabras y oraciones del lenguaje humano para influir sobre el ADN o reprogramarlo.

EL PODER CURATIVO DE LA PALABRA

Existe una capacidad demostrada en la que la palabra puede afectar la programación del ADN. La salud podría conservarse indefinidamente si nos orientamos en pensamientos, sentimientos, emociones y palabras creativas y, por sobre todo, bien intencionadas. Brad Hunter

Las palabras constituyen poderosos instrumentos de cambio profundo o de adaptación al medio en que vivimos. Pensadas, pronunciadas, escuchadas, están siempre presentes no sólo en nuestra relación con los demás sino también en nuestro diálogo interno. A fin de cuentas, las palabras forman los cimientos sobre los cuales se construyen nuestras experiencias. Dedicarles nuestra atención significa comenzar a trasformar nuestra vida .Louise Hay

lunes, 14 de mayo de 2012

Acontecimiento negativo: diagnóstico de EM



Adjunto el comentario que hice a Lulú Lechuga de ExitoEsclerosis.com

El primer acontecimiento negativo fue el diagnóstico de EM, sobre todo porque luego de investigar concluí que yo tenía la “enfermedad” por lo menos desde hacía 20 años y sin embargo tuve una vida normal, viajé por el mundo, fui madre…, pero cuando me llegó el diagnóstico cargado de expresiones negativas y amenazas, empecé a arrastrar mi pierna derecha, o sea, fue el diagnóstico el que me produjo el brote.

Con el tiempo desarrollé una verdadera fobia hacia los “especialistas en EM” sobre todo porque con mucha pedantería te decían “no se sabe, no se cura, es crónica” me molestó mucho que hablaran de algo que decían desconocer como si supieran, lo que lograron fue que yo no pise el consultorio de un neurólogo ni borracha.

Por supuesto nunca me mediqué con los tratamientos que proponían, luego apareció la teoría de la insuficiencia venosa y entonces comprendí que lo que a mi me pasaba era eso.

Todavía estoy saliendo del gran enojo que me produjo el descubrimiento de la EM, y el gran negocio que hace la complicidad médico-farmacéutica con la enfermedad, pero ya casi estoy fuera, y a medida que lo olvido recupero la movilidad de mi pierna.

sábado, 12 de mayo de 2012

El mandato familiar y los síntomas de la EM

Una madre sometida por un marido dominante puede trasmitir a su hijo/a su propia incapacidad de salirse de ese encierro.

Igual que los ordenadores, que tienen sistemas muy complejos de procesamiento y discos duros profundamente incrustados, nuestras mentes tienen en el disco duro programas instalados de alguna manera que funcionan casi automáticamente. Hay que dar nueva información, y limpiar el disco duro.

Los mandatos familiares muchas veces son limitantes. Esta clase de mandatos condicionan fuertemente nuestro desarrollo, porque nos imponen todo lo contrario de lo que podríamos describir como educación: imponen convicciones, conductas, caminos, ideas, miedos, castigos, disciplinas, imponen todo un ejercicio o una ideología sobre la vida que nos limita, nos estrecha, y hasta a veces incluso nos enferma.

La mayoría de estos mandatos son inconscientes. A veces son tan desmesurados que los tornamos consientes. Pero eso no alcanza a veces para liberarse de ellos.

Se produce la acción mancomunada y tácita de acoso y derribo psicológico que llevan a cabo varios familiares, entre los que se halla un instigador perverso narcisista o psicópata socialmente integrado que conscientemente desea neutralizar, eliminar o expulsar a otro familiar.

Las expresiones chivo expiatorio, cabeza de turco, oveja negra y patito feo describen y explican efectos y aspectos que hacen más comprensible este devastador fenómeno.

Acosar a alguien en su entorno habitual supone condenar a la víctima a su total desestabilización psicológica, afectiva, económica y social. El resultado puede ser el desarraigo, la marginalidad, la asunción de hábitos auto-destructivos (tabaquismo, alcoholismo, drogodependencia, etc.) o, frecuentemente, es la causa de que la víctima, se vea incapaz de recuperar el equilibrio perdido.

Efectos en la salud física

•Efectos cognitivos e hiperreacción psíquica:

Dificultad para concentrarse. Depresión. Falta de iniciativa. Irritabilidad. Agitación. Agresividad. Sensación de inseguridad. Hipersensibilidad.

estrés:

Dolores de estómago. Vómitos. Falta de apetito. Llanto persistente. Dolores de espalda dorsales y lumbares. Dolores cervicales. Dolores musculares. Hiper o Hipotensión arterial.

•Síntomas de desajuste en el sistema nervioso autónomo:

Sudoración. Sequedad de la boca. Palpitaciones. Sensación de falta de aire.

•Trastornos del sueño:

Dificultad para conciliar el sueño. Sueño interrumpido. Despertar temprano. Cansancio y debilidad.

Secuelas psicológicas

•Desestabilización emocional.

•Auto-culpabilización.

•Perdida de auto-confianza.

•Perdida de auto-estima.

•Asunción de malos hábitos auto-destructivos (Tabaquismo, alcoholismo, drogadicción, desviaciones en el comportamiento diario, paranoia o delirios producidos por el miedo al acoso, desviaciones sexuales y/o alimentarias, psicopatía imitativa y marginación psico-social)

•Pesimismo y pensamientos negativos y/o apocalípticos.

•Depresión (Producida por la indefensión de la víctima).

•Pensamientos y actos suicidas.

•Actitudes vengativas.

•Tendencias reclusivas o evasivas que pasan a formar parte de la psique de la víctima.

Para la víctima el mandato familiar negativo se manifiesta, ante todo, a través de problemas de salud relacionados con la somatización de la tensión nerviosa.

La persona afectada puede presentar diversas manifestaciones de patologías psicosomáticas desde dolores y trastornos funcionales hasta trastornos orgánicos: palpitaciones, temblores, desmayos, dificultades respiratorias, gastritis y trastornos digestivos, pesadillas, sueño interrumpido, dificultad para conciliar el sueño, dolores de cabeza y/o de espalda, entre las dolencias más frecuentes.

Para que uno sea poderoso, otro tiene que ser impotente. GEORG W. F. HEGEL

jueves, 10 de mayo de 2012

Escucha tu cuerpo



Subo este post luego de la lectura del de un amigo que pone mucha garra en recuperarse de su desorden, espero que sea de ayuda, para él y para todos los que luchan con un desorden.

Escucha tu cuerpo

¿Qué te quiere decir tu cuerpo?

Vive con consciencia y reflexiona con qué acontecimientos crees que está relacionada la enfermedad.

Entiende tu enfermedad

Cuando comprendamos que la enfermedad se produce por nosotros, lograremos entender que la curación debe ser un acto sobre nuestra vida y no sobre nuestra enfermedad

Sal de la fase de estrés

La simpaticotonía es la fase de crisis de la enfermedad. Aquí hay que resolver los conflictos y evitar el estrés. Toma tiempos de reposo. Es importante aislarnos de todo lo que pueda generar los comportamientos que reactiven el conflicto. Fomenta un clima de confianza y seguridad.

Respeta el descanso

La Vagotonía es la fase de reparación del cuerpo. Hay que descansar después de un largo periodo de estrés. No exponerse al sol ni la cabeza cerca de una fuente de calor. Si surgen hinchazones durante la vagotonía colocar hielos en la cabeza.

El pensamiento es un evento energético que transcurre en una realidad intangible pero que rápidamente se transforma en emoción (del griego emotion, movimiento), un movimiento de neuroquímica y hormonas que cuando es negativo hace colapsar nuestro organismo físico en forma de malestar, enfermedades e incluso de muerte.

Claude Bouvier

martes, 8 de mayo de 2012

Fui diagnosticada con EM y estoy curada



Hace tres años, debido a que caminando por el campo me iba hacia la derecha, fui a consultar a un neurólogo porque relacioné esa falta de equilibrio con una ceguera que había padecido en mi ojo derecho hacía 15 años, y en ese momento fue un neurólogo quien me ayudó a recuperar la visión.

Como habían pasado 15 años y mi vida había dado un giro de 180º: Me había mudado porque había sido madre soltera, había dejado de trabajar para dedicarme a criar a mi hija y ya no sabía dónde encontrar a ese neurólogo que me hizo recuperar la vista; consulté con otro neurólogo creyendo que un neurólogo me ayudaría (en ese momento no sabía que existía una maffia médico-farmacéutica que lucraba con la enfermedad).

El nuevo neurólogo me diagnosticó con Esclerosis Múltiple, una enfermedad del sistema nervioso central,desmielinizante, progresiva, neurodegenerativa y crónica con pronóstico de terminar en una silla de ruedas si no me aplicaba un tratamiento inyectable tres veces por semana, colmado de efectos secundarios desagradables (tos, fiebre, estado pseudo gripal, incluyendo una reducción de la función pulmonar y una acumulación de líquido en los ojos… y otras bellezas como consecuencia de un tratamiento que no cura y además cuesta una fortuna.

¿Suena a amenaza? pues si… era una amenaza, como broche de oro este neuro me dijo que una paciente suya estaba muy contenta con el tratamiento (ahí tuve que reprimir un ¡¿me está cargando???!)

Por supuesto ni me apliqué el tratamiento ni hice caso a su advertencia “¡no veas Internet!” y me zambullí en internet luego de la consulta. En internet descubrí que la EM era una institución: había grupos, foros, páginas de pacientes que contaban cómo evolucionaba (o involucionaba) su vida… ¡un negocio fabuloso para quienes cobraban las regalías! Y sobre todo se repetían hasta el cansancio las frases: “La EM no tiene cura, no se conoce su causa…” ¿si no saben qué la causa cómo pueden afirmar que no se cura? ¡pamplinas! cada vez me olía más a negocio médico-farmacéutico…

Entonces encontré en Internet un cirujano vascular, Dr. Paolo Zamboni, que tratando de aliviar a su esposa diagnosticada con EM, descubre la conexión venosa en la EM

http://esclerosismultiplebogotacolombia.blogspot.com.ar/2011/09/ccsvi-la-conexion-vascular-primera.html

http://enbuscadelequilibrioperdido.blogspot.com.ar/2010/01/la-conexion-alternativa.html

http://www.thob.org/articulo/por_que_la_conexion_venosa_a_la_em_no_se_ha-71348.html

Bueno, tanta información necesitaba acción y como había abierto un blog para hablar de todo lo que los neuros querían ocultar, y había hecho cantidad de nuevas relaciones que estaban en mi misma situación llegué hasta un cirujano vascular en un hospital público que me hizo un eco doppler de mis venas del cuello donde se vio que la sangre no drenaba normalmente de mi cerebro. En ese momento supe que mi eterna contractura cervical había llegado demasiado lejos… y recordé las palabras del neurólogo que me curó el ojo derecho “vigilá esa contractura cervical, porque esta vez fue el ojo pero la próxima puede ser algo peor…” lo peor fue el equilibrio, pero ahora estoy pensando que en realidad lo peor fue el neuro que me diagnosticó EM.

Bueno, al conocer la causa de mi desequilibrio, lesiones, antigua ceguera temporal, hice lo que en su momento debería haber hecho: contraté un masajista chino. Yo sé que más de uno no va a creer que mi lapidario diagnóstico incurable, progresivo y crónico se desvaneció gracias a un masajista. Sobre todo más de un pedante neuro apelará a mi ignorancia (desconociéndolo todo de mi) para denostarme, ridiculizarme y si pudiera aplastarme como una cucaracha.

Pues no me importa, tengo la consciencia muy tranquila, mucho más que los neuros que lucran con la enfermedad y me alegro de haber consultado aquél neurólogo respetable que curó mi ojo derecho y me advirtió sobre las consecuencias que podía traerme mi eterna contractura.

domingo, 6 de mayo de 2012

Sanándote



Cierra los ojos y respira profundamente tres veces.

Relaja tu cuerpo y deja que los pensamientos pasen. No les hagas caso. Están ahí. No te centres en intentar eliminarlos. Tan solo, déjalos pasar.

Ahora, siente tu cuerpo. Dirige tu atención a tu cabeza y nota cualquier tensión que tengas acumulada en ella. Puede ser alguna presión o algo de molestia en la nuca.

Respirando de modo pausado y tranquilo, mándale a tu cabeza, la siguiente orden: Cabeza relax, cabeza relax.

Imagina que un pequeño grupo de seres diminutos, están encima de tu cuero cabelludo. Obsérvalos. Parece que están trabajando sobre tus pelos, tirando de ellos y cavando con sus palas de juguete.

Comienzas a sentir un poco de picor en toda tu cabeza. Tranquila. Déjalo que esté ahí.

Los pequeños seres, empiezan a expandirse por todo tu cuerpo y se dirigen en masa a aquellas partes que te duelen o que están tensas.

Trabajan con prisa pero sin estrés.

Respira profundamente una vez.

Las pequeñas intervenciones que están haciendo en tu cuerpo, poco a poco, comienzan a dar sus frutos y sin apenas darte cuenta, tus dolores o molestias, se van difuminando.

Te sientes bien. Cada vez mejor.

Deseas darles las gracias a esos pequeños seres, y de repente, te haces tú también diminuto y te encuentras encima de tu propia cabeza.

Miras a todas esas pequeñas criaturas y te das cuenta de que todas tienen tu cara…. Eres tú.

Estás algo asombrada. Uno de esos seres, se acerca a ti y te da la mano. Entonces lo comprendes:

Tú tienes la capacidad de sanarte. De curar esas pequeñas molestias y tensiones que tienes acumuladas.

Respira hondo.

Regresas de nuevo a tu cuerpo y te das las gracias en voz alta.

Los dolores han menguado y tú te sientes fuerte.

Tú tienes el control sobre tu cuerpo.

Recuérdalo la próxima vez que pienses en tomarte una medicina sin realmente necesitarla.

Muchas veces los dolores o las molestias que tenemos, son para que nos paremos y nos relajemos.

Escúchate. Oye tu voz interior y hazle caso.

Tú eres la sanación.

Carol.

http://creerenpositivo.blogspot.com.ar/

viernes, 4 de mayo de 2012

Diagnóstico crónico



¿Cómo pueden (neurólogos que se creen superiores a los pacientes) dar un diagnóstico crónico para una supuesta enfermedad progresiva, demielinizante, discapacitante cuya causa y cura desconocen?

¿Nos toman (a los pacientes) por estúpidos?

¿Creen que la carrera que han elegido es superior a las otras carreras que muchos pacientes hemos estudiado?

¿Ignoran acaso que solamente están transitando un tramo de la historia que seguramente el futuro vea como ridículos?

¿Son conscientes del daño que su pedantería y sus intereses mercantiles causan a los pacientes crédulos, cándidos o respetuosos de sus supuestos conocimientos?

Estoy curada de un “supuesto diagnóstico crónico” y también estoy curada de espanto porque estos años que me he dedicado a traducir para quienes como yo han sido diagnosticados con una “enfermedad” crónica, discapacitante y progresiva cuya causa y cura se desconoce, he aprendido que la enfermedad no existe: existen los enfermos que son la materia prima del mercado médico-farmacéutico y existen los desequilibrios.

El sentido de la propia vida



Según Nietzsche: Quien dispone de un para qué vivir es capaz de soportar casi cualquier cómo.

De acuerdo con la Logoterapia, la primera fuerza motivante del hombre es la lucha por encontrarle sentido a la propia vida, a la vida tal cual es, y toda vida por más adversa que sea siempre tiene algún sentido. Por eso a pesar de los problemas que podamos tener, toda vida vale la pena ser vivida y más aún cuando el hombre pone en práctica la fuerza de oposición del espíritu frente al destino, o sea frente a aquello con lo que me encuentro en la vida sin haberlo elegido; pero ante lo cual sigo siendo libre de actuar, de un modo o de otro.

El sentido está siempre cambiando, pero jamás falta. En caso de no verlo, habrá que dotar a la vida de sentido aún en las situaciones más difíciles, donde lo que importa es dar testimonio de la mejor y exclusiva potencialidad humana: la de transformar la tragedia, la enfermedad y el fracaso en un triunfo personal, en un logro humano.

Tan solo existe un problema auténticamente serio y es el de juzgar si la vida vale o no la pena ser vivida. Y la vida vale la pena porque hay razones, hay muchos motivos por los cuales vivir, y esto es lo que le da sentido a la existencia humana. Pero el sentido de la vida no puede ser dado sino que debe ser hallado por uno mismo.

jueves, 3 de mayo de 2012

El flujo bioenergético


La Psicología Energética es un campo de estudios y práctica terapéutica que combina aspectos de la Psicología convencional con las Medicinas Orientales y la Kinesiología.

La Psicología Energética surge en los Estados Unidos a principios de los 80 y se basa en el supuesto de que el malestar es el resultado de una alteración, bloqueo o cortocircuito en el sistema bioenergético o electromagnético de nuestro organismo (cuerpo – mente), entendiendo por sistema electromagnético alguno de los tres tipos de energías siguientes:

  • Los canales o Meridianos de la Medicina Tradicional China,
  • Los centros energéticos o chakras de la Medicina Ayurvedica
  • Los Biocampos o modelos energéticos invisibles más allá de la forma física

Localizar y liberar las alteraciones o bloqueos del fluir equilibrado o armonioso de la energía puede restablecer el flujo bioenergético.

Tanto la Medicina China como la Medicina Ayurvédica son medicinas que tratan al organismo humano:

  • de forma global: cuerpo-mente
  • utilizando: alimentación, fitoterapia, masajes y ejercicio físico: Yoga o Chi Kung y Tai chi para fomentar la salud.
  • es una medicina preventiva, en vez de medicina de urgencia, y le enseña al individuo a ser participe para mantener su salud.

Por otro lado el estudio de los biocampos postula que en torno al cuerpo físico e interpenetrando con el se hallan distintos campos o estructuras energéticas que constituye un duplicado invisible del cuerpo físico y que ocupa el mismo espacio que éste aunque lo hace a una velocidad vibratoria o frecuencia energética superior al físico.

Esta estructura energética a su vez se subdivide en varios niveles: cuerpo etéreo, cuerpo astral (o también llamado emocional) cuerpo mental y cuerpo causal.

Las tres orientaciones interrelacionan los trastornos físicos, puesto que entienden que el cuerpo físico también es energía excepto que la frecuencia de vibración es menor que la de los campos menos visibles por el ojo humano.

A principios del siglo XX Einstein llegó a la sorprendente conclusión de que la materia y la energía se podían transformar la una en la otra. Su famosa formula (E = mc2) describió como la energía y la materia se relacionaban entre si ya que la energía y la materia son diferentes formas de una misma cosa. En realidad nuestro organismo está compuesto por diferentes estructuras superpuestas relacionadas de diferentes maneras que forman un conjunto que está en continuo cambio, y este cambio está motivado por diferentes energías.

La medicina energética está apuntando en una dirección obvia y es que podemos participar de nuestra curación si enfocamos las energías de nuestro cuerpo adecuadamente para que éste consiga las condiciones necesarias para reparar los procesos destructivos.

La Psicología Energética es un nuevo campo de estudios y práctica terapéutica que tiene una larga historia, ya que en parte se basa en la Medicina Tradicional China, cuyo primer escrito se remonta al 2697 a.c. Surge de la combinación de técnicas y terapias consolidadas independientemente para ofrecer un enfoque comprensivo cuerpo-mente.

La Medicina Tradicional China ve al organismo como un todo por el que recorren una serie de canales energéticos o meridianos que llevan la energía Chi de un lugar a otro. El chi se considera la fuerza vital por excelencia, las enseñanzas chinas dicen “cuando el chi se une, se forma el cuerpo físico, cuando el chi se dispersa el cuerpo muere”.

Hay doce canales principales que recorren la superficie del cuerpo y se adentran en el interior para conectar con los órganos, vísceras, sangre etc. A lo largo de estos canales se encuentran los puntos de acupuntura que son los que permiten acceder al chi del cuerpo.

Cuando la energía fluye armoniosamente hay salud y bienestar pero cuando la función de alguno de los órganos no está equilibrada y funciona en exceso o defecto se producen una serie de alteraciones tanto mentales, emocionales como físicas. La Medicina China utiliza agujas y moxas (bastoncillos que proporcionan calor) para tonificar (elevar el nivel de energía) o sedar (reducir el nivel de energía a través de los meridianos).

En 1966 Goodheart estudia un texto de un investigador inglés llamado Felix Mann sobre los meridianos de acupuntura que resaltaba la relación entre los puntos de acupuntura y los órganos y revelaba diferentes puntos de tonificación o sedación para los diferentes órganos si estos se encontraban sobre activados o ralentizados.

Goodheart descubrió que si se estimulaban los primeros puntos de tonificación, determinados músculos se fortalecían, y si se estimulaban los primeros puntos de sedación determinados músculos se debilitaban. En vez de utilizar agujas Goodheart descubrió los efectos de aplicar presión a los puntos de acupuntura, así como aplicar percusión o golpecitos y lo denomino, en inglés, “tapping”. La conexión entre los órganos, glándulas y meridianos era bien conocida para la acupuntura pero relacionarlo con los músculos y los canales de los meridianos fue todo un descubrimiento.

Good Heart, fue la primera persona que estudia la relación entre los diferentes sistemas del cuerpo. Investiga la relación entre la fuerza muscular, los órganos, el sistema neurolínfatico y neurovascular, la relación craneo – sacreal y el sistema respiratorio y desarrolla un método de diagnóstico y localización de las funciones corporales llamado “verificación muscular”. La verificación muscular se basa en que los músculos están relacionados con el sistema nervioso central y cuando se aísla un músculo se puede hacer que este responda de forma binaria fuerza vs no fuerza, sí vs no. Goodheart comprobó, que ante una afirmación, el músculo del cliente podía mostrarse fuerte o débil, lo cual implicaba una respuesta afirmativa o negativa. De esta forma se obtenían las respuestas e información necesaria del organismo.

Hoy en día la verificación muscular se utiliza en infinidad de terapias como instrumento de diagnosis.

Según iba desarrollando su metodología, Goodheart trabajó con una serie de discípulos, de los que surgieron diferentes escuelas que utilizan la kinesiologia como método de diagnóstico, como son “Toque para la Salud” (John Thie) “3 cerebros en uno” (Gordon Stokes y Daniel Whiteside) y la “Kinesiologia Educativa” ( Paul Dennison).

Otro discípulo de Goodheart fue John Diamond, un psiquiatra australiano de orientación psicoánalítica al que le interesó mucho la verificación muscular y estudió la relación entre los meridianos de la medicina china y las emociones, comprobándolo en su práctica terapéutica. Diamond, utilizando la verificación muscular llegó a la conclusión que en la base de todo problema físico y mental está la actitud emocional. “mientras tengamos una actitud emocional positiva, y no haya patrones negativos mantendremos nuestra energía vital y tendremos salud y vitalidad”. Uno de los factores primordiales de una alteración en el fluir armonioso de la energía es el estrés, físico o mental. El estrés alterará el fluir de la energía vital y con ello se desencadenará una emoción negativa.

La EM tiene cura

La acción de los “neurólogos especialistas en EM” ha tenido más un efecto nocebo que placebo, habida cuenta de que muchos pacientes que optaron por no medicarse sufrieron un empeoramiento de su condición por el simple temor que el hecho de no medicarse, y las amenazas proferidas por su neurólogo provocaron.




“Se denomina efecto nocebo al empeoramiento de los síntomas o signos de una enfermedad por la expectativa, consciente o no, de efectos negativos de una medida terapéutica. Podría decirse que es la versión opuesta del efecto placebo, o más precisamente, el aspecto negativo del mismo. “

Podría afirmar que consultar un neurólogo que me envió a hacerme una resonancia magnética de mi cerebro y otros estudios fue lo que desencadenó en mi vida el efecto nocebo:

1º yo no quería hacerme la RM porque era excesivamente costosa y aunque me la pagara mi familia, me parecía un gasto innecesario.

Cuando me fui a hacer la RM, no tenía dificultad para caminar, ni siquiera usaba bastón, solamente me iba levemente hacia la derecha.

En la RM aparecieron unas manchitas blancas que me diagnosticaron como lesiones, cicatrices, esclerosis múltiples.

2º un estudio tan costoso, sólo podía tener una solución costosa, y así fue: la solución para las lesiones era aplicarme un incómodo tratamiento consistente en tres inyecciones semanales, costosísimo, repleto de efectos secundarios peores que el desequilibrio que presentaba entonces. Pero había algo más: el costosísimo tratamiento no curaba, sólo ralentizaba el progreso de una supuesta enfermedad llamada EM, cuya causa evolución y cura se desconoce.

Ante semejante panorama hice dos cosas: me negué a aplicarme el tratamiento y me zambullí en internet para ver qué era esto de la EM.

En internet descubrí que la EM era una institución: había grupos, foros, páginas de pacientes que contaban cómo evolucionaba (o involucionaba) su vida… ¡un negocio fabuloso para quienes cobraban las regalías!

Aquí fue cuando fui víctima del efecto nocebo: al conocer el tema y meterme de lleno en su problemática, a pesar de formar parte de “los rebeldes de la EM”, mis problemas de equilibrio aumentaron, necesité ayudarme con un bastón para caminar y comencé a sufrir fatiga y sensibilidad al calor (¡claro! ¡tanto leer!)

Me puse a buscar soluciones alternativas, abrí un blog, y el tema EM me fue llevando hasta hacerme una intervención quirúrgica mínimamente invasiva (flebografía) para descubrir que mi sistema circulatorio había provocado las lesiones en mi cabeza, estando un poco alterado a causa de una tremenda contractura cervical que pude mejorar gracias al masaje que empecé a hacer cuando tuve conocimiento de cuál era el origen de mi desequilibrio (contractura=lesiones=falta de equilibrio).

El efecto nocebo empeoró mi equilibrio pero el desequilibrio me llevó a informarme más respecto de las causas psíquicas, mentales, espirituales, anímicas, psicológicas, hasta que llegué al mismo efecto nocebo.

Y aquí estoy, pensando que estos tres años sólo han sido una pesadilla más (de tantas que tuve en 52 años) y digo: hasta aquí llegué con todo este tema de la EM, para mí ya fue. Revertiré el efecto nocebo y nocivo de tanta información sobre un tema que jamás me interesó y recuperaré el tiempo perdido.


Este blog se crea para compartir, todas las alternativas que existen para sobrellevar el diagnóstico EM y acceder a la cura (mal que les pese a neurólogos y big pharma)